Policiales

Afirman que uno de los detenidos por el homicidio Mazzeo estaba trabajando al momento del hecho

Camila Moyano, hermana de Rodrigo Moyano Ruiz (20), uno de los cuatro detenidos por el homicidio de Basilio Mazzeo, aseguró que su hermano se encontraba trabajando al momento del hecho y que existen filmaciones y testigos. Fuentes judiciales también indicaron que pese a que desde la Policía y la Fiscalía se da por esclarecido el caso; la esposa de Mazzeo no había reconocido hasta el pasado viernes a ninguno de los detenidos y sólo había dado la descripción de las dos personas que los habían torturado.

De acuerdo con el relato de Camila sobre el procedimiento que comenzó a la 5 de la mañana y se extendió pasado el medio día, la orden de allanamiento que mostraron los efectivos policiales no tenía el nombre del detenido. Y lo que buscaban eran un automóvil y una moto de alta gama que no se encontraban en el domicilio.

El relato de Camila también permite entender las filtraciones que policías o funcionarios judiciales, realizaron para medios nacionales. Como las lesiones en las manos que tenía uno de los cuatro detenidos, que de acuerdo con estas fuentes serían producto de las lesiones que terminaron con la vida de Basilio Mazzeo.

Sin embargo las lesiones de Rodrigo Moyano serían producto de su trabajo como “bachero” en un restaurante y su alergia a los detergentes. Una dermatitis que fue confirmada por médicos del Hospital Municipal, al momento del precario y por la cual le recetaron una pomada.
Al parecer los elementos que los investigadores habría reunido como prueba de la participación de Moyano en el homicidio, serían un pantalón negro y un campera Adidas que eran de la pareja de su hermana y fueron encontradas en otra vivienda.
El procedimiento policial no incluía la detención de Moyano, la orden tenía cuatro nombres, tres de ellos ya detenidos y cuarto nombre que no sería Rodrigo Moyano. Sin embargo la orden de detención apareció al día siguiente tras las preguntas de sus familiares, que hasta el viernes no había tenido contacto.
Estas singularidades, sumadas a las filtraciones de la investigación hacia medios nacionales y la confirmación que hasta el viernes la esposa de Mazzeo, única sobreviviente del ataque, no había sido interrogada por la Fiscalía para identificar a los detenidos, ponen en duda algunas de las afirmaciones de la investigación. En particular cuando fuentes judiciales afirman que el caso se da por esclarecido, pese a no haberse encontrado encontrado elementos que vinculen a los detenidos con el homicidio.
Al mismo tiempo existe, en el caso de Moyano, una peligrosa dramatización de sus antecedentes con la colaboración de medios locales y nacionales. Moyano tiene una causa por supuesto robo de una moto por el que hasta la fecha no se conoce condena. Las otras causas que lo definen como un “peligroso delincuente”, son una pelea a la vía pública y una detención por violar la restricción de circular durante la pandemia. Todas ellas lejos de un homicidio por estrangulamiento.

La sumatoria de peculiaridades no sólo ponen bajo la lupa algunas de las afirmaciones que funcionarios policiales o judiciales filtraron hacia los medios, cuando supuestamente existía un secreto de sumario. También repiten un “modus operandi” de otros hechos de inseguridad, donde las detenciones parecen cumplir el rol de placebos sociales para calmar los reclamos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba